TE HARÁN LA GUERRA, PERO NO TE VENCERAN.

Y te pondré en este pueblo por muro fortificado de bronce, y pelearan contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo, para guardarte y para defenderte, dice Jehová.
Y te librare de la mano de los malos, y te redimiré de la mano de los fuertes.( Jeremías 15: 20-21 )

En los días del profeta Jeremías, Dios llamaba a sus siervos para llevar el mensaje a su pueblo y también a las naciones paganas, y cuando ellos hablaban, se levantaban guerras y los oprimían para que guardaran silencio.
Otra forma de ataque, era, cuando los dejaban tranquilos todo el año, mientras preparaban la tierra, la sembraban, la cuidaban, y cuando llegaba el tiempo de la cosecha, entonces, los atacaban, les robaban todo el fruto del año entero, y a muchos de ellos los llevaban cautivos.

Dios sabia a todo lo que sus siervos se tendrían que enfrentar, y por esa razón, les envía esta palabra de protección, y compara al profeta, como un muro fortificado de bronce, al cual atacaran, pero no lo vencerán.

Me imagino esos momentos, en la vida del profeta, siendo atacado, con la muerte cara a cara, pero allí mismo, Dios le promete estar para:

Guardarlo ( cuidar, custodiar, preservar de daño, conservar, retener, observar, cumplir) y Defenderlo ( amparar, proteger, sostener la inocencia de alguien, sostener contra el dictamen ajeno).

Que promesas mas grandes y poderosas!!

Esas mismas son la que Dios nos ha dejado a nosotros, la única diferencia es que la estrategia de guerra ha cambiado, ya que ahora, los nuevos siervos de Dios, estamos en todos los países, y somos llamados a desarrollar diversos ministerios, y nos dedicamos a una variedad de actividades, estudiamos carreras paralelas a la vida cristiana, y estamos por todos lados, y a veces tenemos que dejar nuestra tierra.

Sucede, que mientras estamos en la etapa de preparación, todo va bien, nos enfermamos y al orar somos sanados, asistimos a la iglesia todos los domingos, con la familia tomada de la mano, algunos nos volvemos pastores, fundamos una iglesia, otros reciben el llamado para maestros, evangelistas, músicos, cantantes, y así vamos en la rueda de la vida.

Pero llega el momento, cuando ya eres un siervo capacitado, con una fe que lleva mucho tiempo en practica, con miles y miles de buenas obras, te sabes cientos de temas Bíblicos, y predicar es una delicia, es en ese momento cuando vendrá la prueba maestra, aquella te hará sentir que sin un segundo de la ayuda de Dios, te mueres, porque llegara la guerra, por la razón, que eres una pieza importante en el Reino de los cielos, y satanás te odia, no te quiere ver activo, el sabe que cuando tu oras, los demonios no tienen libertad de actuar, entonces atacara tu paz, tocara a tu familia, desajustara tus finanzas, te quebrara los negocios, los amigos te dejaran solo, tus proyectos se vendrán abajo, porque esa es la guerra espiritual. Cuando el enemigo desea atacar a Cristo, te ataca a ti personalmente, debido a todo el daño que tu le ocasionas cuando oras, cuando predicas, deseara eliminarte, pero aquí, en ese momento, cuando los siervos nos sentimos morir, cuando casi vemos nuestra tumba abierta, y el ataúd esperándonos, en ese momento, llega Dios, con todo su poder.

Y te pondré en este pueblo por muro fortificado de bronce, y pelearan contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo, para guardarte y para defenderte, dice Jehová. Y te librare de la mano de los malos, y te redimiré de la mano de los fuertes.( Jeremías 15: 20-21 ).

Pastor: Carlos Arámbula.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 1.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
TE HARÁN LA GUERRA, PERO NO TE VENCERAN., 1.0 out of 5 based on 1 rating