EL ÁRBOL QUE DA MAS FRUTO, ES AL QUE MAS PIEDRAS LE TIRAN.

I de corintios 4-2
“Así pues tengamos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores y cada uno sea hallado fiel”

Alguna vez escuche el dicho “al árbol que tiene frutos es al que le tiran piedras” y reflexione. Hazlo tu, y veraz que cuando más cerca está alguien del triunfo y disfrutando de los frutos de su trabajo, siempre habrá personas que hablan de él.

Frases como ¿Quién sabe de dónde está sacando el dinero?, eso es que le revuelve negocios raros, ¿a quién le estará robando?, eso no le dura, véalo allí va y se cree mucha cosa, ya no cabe en la ropa, en que cosas andará metido, a lo mejor no es de él, ya ni se acuerda de los pobres etc, etc, etc…

Así que, queridos lectores, siempre pero siempre van a hablar de ti. Aún más cuando estás bien, cuando en las cosas que haces tienes el respaldo de Dios, cuando en todo lo que te propones Dios te orienta y te lleva de victoria en victoria, cuando sabes de antemano que el reto es una oportunidad para demostrar a través de ti que Dios es real y que hasta lo más imposible para los demás es un hecho exitoso para ti.
Sin embargo tengamos en cuenta que debemos disfrutar de lo que Dios nos da, pero con la consciencia de que nada en nuestro. Somos administradores de los recursos de Dios, y a los administradores fieles siempre se les dará más.

Para muchos es natural decir que han logrado sus éxitos por su propia virtud. Porque son de buenas, o porque fueron muy vivos. Pero, aún cuando no lo reconozcan, esas son bendiciones que Dios les concede y, se vuelven efímeras cuando la soberbia u arrogancia del ser humano se pone por encima de Dios. Timoteo 6-10 dice “la raíz de todos los males es el amor al dinero”, es decir la codicia.

Entonces, recordemos que en la medida del éxito está la medida de la lengua de los envidiosos, pero eso para ti protegido de Dios debe resbalar, pues somos empleados de la confianza de Dios, y el qué dirán son basuritas frágiles y sin peso que se lleva el viento.

¡Ojo!
• No te dejes afectar por el “Que dirán” venga de quien venga.
Eres administrador y no dueño
• No ames o codicies el dinero o pertenencias materiales.
• Renuncia al temor de enfrentar retos.
• Ahorrar es primordial y multiplicar tus ahorros también.

Pastor: Carlos Arámbula.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)